porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,

(Lucas 1,48)

© Biblia Jerusalén (1998)
Ver en la app de Sagrada Escritura